¿Cuál es tu mayor miedo en relación al dinero?

En un reciente taller, di esta pregunta a las participantes para que trabajaran con ella.  No se trata de una pregunta fácil, ya que sólo plantearla puede rememorar en nosotros emociones muy profundas.  Tratar de responderla deja claro que nuestras experiencias con el dinero representan para nosotros mucho más de lo que puede parecer a simple vista.  El dinero nos conecta con sentimientos y vivencias relegadas a lo más recóndito de nuestro inconsciente y puede llevarnos a despertar nuestros miedos más primales.

Muchas personas viven con el pánico a no tener suficiente, a pasar necesidad… Eso les puede llevar a pasar su vida ahorrando por imprevistos que nunca suceden, tratando de acumular,  y limitándoles a la hora de disfrutar de todo aquello que sí les ofrece la vida.  En una sociedad donde el dinero es necesario para resolver una gran parte de nuestras necesidades materiales, estos comportamientos pueden estar relacionados con el instinto de supervivencia, y en última instancia con el miedo a morir. En mi experiencia, esta sensación de miedo puede ser muy intensa, incluso en personas que nunca han pasado necesidad, lo cual me lleva a explorar la influencia de lo sistémico.

El primer sistema al que pertenecemos, y que define en gran medida quien somos (o quienes dejamos de ser), es la familia.  Y todas las familias han tenido experiencias que determinan sus actitudes respecto del dinero, su visión de la riqueza y de la pobreza, sus creencias, sus miedos…  Quizás personalmente no hayamos sufrido la falta de recursos, sin embargo nuestros ancestros pueden haber pasado necesidad o haberlo perdido todo. Todo ello queda grabado.  Llevamos en nuestro cuerpo y en nuestra psique las vivencias de nuestra familia y de los colectivos a los que pertenecemos: las guerras, las hambrunas, la escasez… De este modo, profundos traumas se trasmiten de generación en generación, manifestándose en nuestros comportamientos diarios sin que seamos conscientes de ello.

Considerar todo esto nos lleva a preguntas profundas: ¿De dónde vienen mis miedos con el dinero? ¿Cuál es el origen de mis comportamientos y decisiones? ¿Qué es lo que determina mi aversión al riesgo? ¿O quizás mi propensión a éste? Pero no sólo la escasez es objeto de miedo, la posibilidad de tener demasiado también puede asustarnos: ¿Cuánto es para mí mucho dinero? ¿En qué persona me convertiría si lo tuviera? ¿Qué diría eso de mí? ¿Cómo utilizaría esos recursos?; y algo importante ¿Cómo me verían los demás?, ¿Me seguirían queriendo?

Preguntarnos qué pensarían los demás de nosotros si tuviéramos mucho (o muy poco)puede ser muy iluminador.  Dar importancia a las expectativas de otros, especialmente las de nuestros seres más queridos, está relacionado con una de las principales necesidades psicológicas del ser humano: el deseo de pertenencia.  Como niños, formar parte del grupo es básico para la supervivencia, algo que, de no cuestionarlo, seguirá condicionando nuestras decisiones una vez adultos.  Y de nuevo, en la sociedad actual, muchas de esas decisiones van a estar mediatizadas por el acceso al dinero: ¿qué trabajo o profesión elijo? ¿Cómo me visto? ¿Dónde vivo? ¿Qué productos y servicios consumo?, etc.  ¿Vienen esas decisiones de mi Ser? ¿O vienen de la necesidad de complacer, de ser querida y aceptada? Y lo más importante, ¿soy capaz de ver la diferencia? Muchos de nosotros estamos tan acostumbrados a adaptarnos a lo que creemos que otros esperan de nosotros que hemos olvidado lo que somos y anhelamos de verdad.

Por último, en este recorrido por los miedos no podemos dejarnos otro importante: el miedo a no ser suficientemente buenos. Claramente, el dinero nos conecta con el sentimiento de valía personal. Tendemos a identificar lo que tenemos con lo que valemos, otra manifestación de la necesidad de ser queridos y aceptados, de ser reconocidos y considerados en la sociedad.  Asumimos que nuestro salario o retribución habla de cómo somos valorados en nuestro trabajo o profesión y competimos con otros para no ser menos. O quizás nos sentimos incapaces, hemos creído que no podemos, y para probarlo nos escudamos en un trabajo que ya no nos desafía o en la cotidianidad de nuestra zona de confort; O decimos que preferimos no tener mucho o no ganar mucho, utilizando excusas que nos damos a nosotros mismos para escudarnos en la falta de poder y el estancamiento. ¿Miedo al fracaso? ¿Miedo a cambiar? ¿Miedo a hacerlo diferente a otros?…

Dinero y miedos… un tema tan amplio, y a la vez tan profundo y muchas veces inconsciente. Si crees que te sería útil explorar tus patrones con el dinero, si quieres conocerte mejor y ahondar en este recorrido apasionante,  te invito a participar en el taller que tendrá lugar el 2 de julio en Madrid: El dinero y mi historia.  Puedes dejar aquí tus datos de contacto o escribir a info@moneymindandsoul.com para más información.

Madrid 2julio v2


One thought on “¿Cuál es tu mayor miedo en relación al dinero?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s