El dinero y la teoría integral de Ken Wilber

Ken Wilber es un escritor y filósofo contemporáneo que se planteó el ambicioso reto de crear un marco de referencia que abarcara toda la experiencia humana. Se encerró durante años estudiando diferentes disciplinas como la filosofía, la psicología, la religión, la ciencia, la biología… De ahí surgió su teoría integral, un enfoque basado en cuatro cuadrantes y diferentes niveles o estadios de desarrollo. En mi opinión, la distribución en cuadrantes de la teoría integral tiene una gran utilidad para entender lo que significa el dinero y cómo nos relacionamos con su energía. Los cuadrantes se estructuran en base a dos dimensiones, una individual/colectiva, y otra interior/exterior. El gráfico abajo refleja cómo esta teoría se aplicaría al dinero.

Teoría integral.png

Los cuadrantes de la derecha (exterior) se refieren a las manifestaciones exteriores del dinero, es decir todo aquello que es visible en referencia a su uso. En el cuadrante exterior individual se incluirían todas las decisiones financieras de las personas (por ejemplo cómo ganan, gastan, ahorran, invierten o donan su dinero), así como los instrumentos que intermedian en dichas decisiones (tales como el puesto de trabajo, las declaraciones de impuestos, los instrumentos de inversión …). El cuadrante exterior colectivo incluiría todas las estructuras sociales y económicas que tienen que ver con el uso y gestión del dinero, por ejemplo el sistema monetario, el sistema fiscal, o las leyes que regulan las relaciones financieras entre personas físicas y jurídicas.

En general, cuando hablamos de dinero o de alternativas financieras nos centramos en esos cuadrantes, los referidos al exterior. De hecho, la mayor parte de la literatura sobre el dinero y las finanzas trata sobre esos temas.  Nuestra forma de enfrentarnos a la realidad económica a menudo hace que nos centremos casi exclusivamente en aquello que se puede ver y/o tocar, aquello que se manifiesta en lo material. Sin embargo, raramente nos planteamos cuál es el origen de esos comportamientos y decisiones financieras individuales o de esas estructuras económicas colectivas. Ahí es donde entran en juego los cuadrantes de la izquierda.

Los cuadrantes de la izquierda nos hablan de lo que ocurre en el interior, de todo aquello que no se ve y que sin embargo está influenciando lo visible, muchas veces de manera totalmente inconsciente. Arriba, en el cuadrante individual, nos centramos en la psique del individuo, en sus creencias, patrones, actitudes, emociones… en todo aquello que desde su interior colorea y determina su relación con el dinero. Esas creencias y patrones van a depender de su experiencia vital y también de lo heredado de su familia o del colectivo al que pertenece. Para dar un ejemplo simple, la actitud frente al dinero de alguien que viene de una familia de emprendedores exitosos posiblemente va a ser muy distinta de la de una persona cuyos padres fueron trabajadores humildes con dificultades para llegar a fin de mes.

Estamos influenciados por los sistemas a los que pertenecemos, de los cuáles el más cercano y casi siempre el más importante es el familiar. Esto liga con el cuadrante izquierdo inferior, el que se refiere al interior colectivo.  Este cuadrante incluye todo el significado compartido por la comunidad: cultura, valores, religión… La visión del dinero probablemente va a ser muy diferente en una sociedad individualista y que valore la competición que en una sociedad más grupal y basada en la colaboración. Esos valores también van a influenciar qué se considera dinero, incluso si éste existe y cómo se usa. Hay un libro fascinante, “Deuda” del antropólogo David Graeber, que habla de cómo ha evolucionado lo que se utiliza y entiende como dinero a través de las épocas y en función del tipo de sociedades.

Personalmente, me fascina observar cómo todo lo que hay en los cuadrantes de la izquierda nos condiciona en nuestras decisiones diarias y se materializa en nuestras estructuras colectivas. Durante años, mi trabajo como analista financiero me llevó a centrarme en los cuadrantes de la derecha. Allí aprendí que si bien la teoría económica y la mayor parte de los modelos financieros asumen que el individuo toma decisiones racionales, en la realidad los vaivenes de los mercados muchas veces tienen su origen en las emociones de los inversores, por ejemplo el miedo a la pérdida. Después, muchas sesiones de coaching con clientes que tenían problemas financieros o querían mejorar su relación con el dinero, me hicieron entender que los problemas de dinero nunca son de dinero, sino que reflejan otras problemáticas, como falta de autoestima, miedos, minusvaloración de uno mismo…. Por último, el pensamiento sistémico me ha dado una visión más amplia, que engloba la influencia de la familia y del bagaje cultural, y que puede explicar mucho de lo que se esconde en esos misteriosos cuadrantes de la izquierda.

Desde la perspectiva sistémica, preguntas como ¿Por qué el sistema monetario y financiero es el que tenemos ahora? o ¿Qué eventos históricos han determinado quién somos y cómo actuamos en el presente?, cobran una relevancia distinta. Dos movimientos, el de mirar hacia adentro  y el de reconocer lo que ocurrió en el pasado, pueden ofrecernos nuevas respuestas y perspectivas para afrontar nuestros problemas, tanto a nivel individual como colectivo. Que ampliemos de este modo nuestra mirada es un asunto importante y urgente en el momento actual, tan marcado por los cambios y la incertidumbre. Adquirir un mejor entendimiento de todo lo que se esconde en la izquierda puede ayudarnos a identificar aquellos patrones que si bien nos fueron útiles en el pasado, ya no nos sirven para enfrentarnos al futuro. Si no tenemos el coraje de mirar aquello que está oculto e inconsciente, es posible que acabemos simplemente lidiando con los síntomas de los problemas, en lugar de atajar sus causas, o aún peor, cambiando sólo en la superficie para acabar repitiendo las mismas situaciones bajo otros nombres y condiciones.

Fuente: “Integral Finance 201: The four dimensions of money”. Richard B. Wagner. Journal of Integral Theory and Practice

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s